Haciendo “humanidades digitales” con mis alumnos

Ésta es la historia de mi trabajo con mis alumnos en un proyecto digital, y lo que he aprendido de mi experiencia. Claro que trabajar con alumnos apenas comenzando en su desarrollo intelectual y todavía formándose en cuanto a sus habilidades de investigación y de comunicación, tiene sus desafíos. Pero también hay muchos beneficios no solo para ellos, sino también para mí.

Alumnos-investigadores

Desde la primavera de 2011 he llevado a cabo un proyecto de investigación con tres grupos de alumnos sub-graduados de la Universidad de Mary Washington, una institución pública de artes liberales en el estado de Virginia (Estados Unidos).  Los miembros de mis tres “equipos de investigación” eran jóvenes en sus primeros dos años de estudios universitarios, todos (con una excepción) especializados en lengua y literatura españolas y todos con un nivel lingüístico en el español de intermedio (pero aproximándose al nivel avanzado). Sus profesores los habían identificado como talentosos y trabajadores.  Mi universidad ha tenido desde hace algunos años un curso designado para “undergraduate research” con la idea de involucrar a los alumnos en los proyectos de investigación de un profesor. Yo quise incluirlos en mi trabajo sobre la caridad y las mujeres, eventualmente creando con ellos una exhibición digital sobre el tema, construida a base de la plataforma WordPress.  La exhibición, que estrenaremos para mayo de 2014, traza la evolución de la caridad femenina en España, ejemplificada en textos facsímiles, imágenes, video, y dos bases de datos compilados por los alumnos.

 

El proyecto

La colección digital presenta textos e imágenes de autores y artistas tales como Gaspar Melchor de Jovellanos, Francisco Goya, María Rosa Gálvez y María Cepeda de la época ilustrada; Concepción Arenal y su revista La Voz de la Caridad, y la publicación La Ilustración Española Americana del siglo XIX;  y de las primeras décadas del siglo XX la republicana Victoria Kent, la publicación de la Asociación Nacional de las Mujeres Españolas Mundo femenino, y las publicaciones de la Sección Femenina de la Falange Y  y Medina. Todos, tanto los progresistas como los reaccionarios, evocan la caridad femenina en busca de roles sociales y políticos activos para la mujer, los cuales servían para avanzar su visión de una España mejor.  Enlaces al catálogo de una exhibición no-digital Cien años en femenino (2012), y a un documental de RTVE Paisajes de la Historia (2006) sobre la Sección Femenina, proveen una perspectiva moderna.

El trabajo técnico

Tenemos textos digitalizados coleccionados de Google Books e insertados en nuestro sitio, al igual que textos que escaneamos y subimos a Google Docs para poder insertar en WordPress también. Las imágenes que usamos vienen de varias colecciones digitales públicas, y conseguir los permisos necesarios para estos objetos ha sido uno de nuestros retos principales. Las bases de datos sobre dos revistas—La Voz de la Caridad y Medina—son creaciones originales de los alumnos. Ninguna de las publicaciones está digitalizada, ni existen índices de los contenidos, así que nuestras colecciones (interrogables por autor, género, etiquetas, palabras claves, y fecha de publicación) proveen acceso a información detallada sobre los contenidos de estas dos revistas importantes. Tanto para los objetos digitales como para las bases de datos, hemos identificado metadatos adoptados de Dublin Core. Todos los elementos de la exhibición van acompañados de breves ensayos introductorios escritos por los alumnos, explicando el contexto histórico y su importancia al tema de la caridad.

 

Algunos problemas

Tuvimos que confrontar varias dificultades en nuestro trabajo. Algunos problemas tenían que ver con la falta de experiencia de los alumnos. Necesitaban instrucción en todo: no sabían mucho sobre las épocas y los autores/artistas estudiados, no conocían los recursos bibliográficos, ni tampoco estaban familiares con el uso de WordPress. Hubo problemas técnicos con la colección de la información, la creación de las bases de datos y su presentación en WordPress.  El tercer problema fue que los alumnos jóvenes de este nivel no se quedan mucho tiempo, y tuvimos que volver a empezar con un nuevo grupo cada dos semestres. Sin embargo, para todos estos desafíos, hubo soluciones. Usé el mismo proyecto y sitio web para instruir a los alumnos. Les asigné temas para investigar, textos que leer, y bibliografía que buscar con el propósito de crear un informe al estilo enciclopédico para nuestro sitio. Estos informes escribieron como entradas—blog posts—en WordPress, así aprendiendo a usar esta plataforma. Mientras íbamos creando más y más contenido, había cada vez más contenido para instruir a nuevos grupos de alumnos. La solución a los problemas con la compilación de las bases de datos, y luego con su despliegue en WordPress, fue un proceso de aprendizaje para todos—de “ensayo y error”–que hicimos como grupo con la guía de nuestra oficina de tecnología, DTLT. La inestabilidad del trabajo con alumnos jóvenes desafortunadamente no tiene solución, y requiere la selección de proyectos bien definidos y tareas fijas, en las que razonablemente pueden participar durante el corto tiempo que tienen.

 

Muchos beneficios

A pesar de estas dificultades, trabajar con mis alumnos en este proyecto me ha apuntado una nueva dimensión a mi trabajo. Me sorprendió que estudiantes tan jóvenes pudieran no solo entender el contenido del proyecto (que incluía unos textos y contextos viejos y desconocidos para ellos), sino que tuvieran la capacidad de contribuir positivamente a mi trabajo. Sin ellos, habría sido imposible coleccionar toda la información que tenemos en el sitio, especialmente en las bases de datos. Sus opiniones sobre el contenido y diseño del sitio eras muy valiosas, muchas veces precisamente porque no sabían mucho sobre el tema. Por ejemplo, me di cuenta en un momento que no había contextualizado la información sobre la Sección Femenina de la Falange bien, cuando algunos alumnos las llamaban “feministas,” lo cual me hizo pensar en la relación que tiene este grupo con el feminismo, y me apuntó donde necesito aclarar la información que presentamos en el sitio. Más que nada, interactuar con mis alumnos de esta manera más “íntima”—como guía, sí, pero también como otro compañero que trabaja con ellos, no solo que les hace trabajar—ha sido muy alentador.

Women and Charity